Senadores ahora irán a la comida rápida.

OPINIÓN

Senadores ahora irán a la comida rápida.



Al parecer, los legisladores de Morena se toman muy en serio la austeridad, y para muestra, un botón. Ayer se vio al presidente del Senado, Martí Batres Guadarrama, muy a gusto en el área de comida rápida de la plaza Parque Delta departiendo con su familia. Nos dicen que don Martí es asiduo visitante de este centro comercial que le queda a tiro de piedra de su casa. Como recordará, Batres Guadarrama fue uno de los primeros en plantear el recorte en el presupuesto del Senado y quitar gastos excesivos, no solo en los seguros médicos privados, sino también en las comidas con las que los legisladores solían consentirse aun en fin de semana. Así que ahora será más sencillo encontrar a los legisladores en la fila de las hamburguesas o de las ensaladas de una plaza, que en los pomadosos restaurantes a los que acostumbraban a asistir, claro, con cargo al erario.

El primer reto del PRI en el Senado

Noé Castañón Ramírez, senador electo y hasta el momento prófugo de la justicia, podría tener sus días contados en la bancada del PRI. El plazo para su registro en la Cámara Alta venció el 28 de agosto, mismo que no tramitó y hasta ahora no ha solicitado, tampoco ha pedido otra acción ante las autoridades del Senado. Empero, en la bancada del PRI, que coordina el senador Miguel Ángel Osorio Chong, han enviado mensajes de que sería mejor que no se presentara a sus labores legislativas hasta que no haya resuelto sus problemas personales y con la justicia. Nos dicen que los priistas consideran que tener en sus filas a una persona que está bajo sospecha de violencia intrafamiliar no es, precisamente, la mejor carta de presentación para el partido que tiene mucho por reconstruir tanto en el fondo, como en su imagen. De este modo, el primer tema delicado que tiene la naciente bancada priista no tiene que ver con sus opositores, sino con un asunto interno.

Veto del Cuau lo hace director de Bansefi

Nos dicen que quien salió ganando fue el ex senador Rabindranath Salazar, de Morelos. Nos cuentan que don Rabindranath estaba perfilado para formar parte del cuadro de súperdelegados para los estados del gobierno del presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, en Morelos, el grupo de Cuauhtémoc Blanco no vio con buenos ojos su designación, así que optaron por aplicarle la tarjeta roja. Al dejar fuera del campo, en Morelos, a uno de los ex senadores cercanos a López Obrador, le acercaron también la posibilidad de escoger algún cargo distinto. Nos detallan que ante esa situación, el ex aspirante a ser candidato a la gubernatura de Morelos, será designado nada menos que como director del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), cargo que hoy ocupa Virgilio Andrade. Nos hacen ver que incluso la semana pasada, Salazar acudió al banco con su equipo para conocer el teje y maneje de la institución. Nos explican que aquí aplica la vieja enseñanza, que no importa si te sacan la tarjeta roja, mientras seas amigo del dueño del balón, puedes seguir jugando.

Morena trae para dar y repartir

Nos comentan que el sábado pasado los legisladores de Morena no solo incomodaron a la presidenta del PRI, Claudia Ruiz Massieu, o al diputado Carlos Puente, del Partido Verde Ecologista, sino también al ex gobernador de Puebla y actual Senador, Rafael Moreno Valle, por el supuesto fraude en la elección pasada en la entidad, y cuya resolución final se encuentra ante Tribunales. Basta con escuchar lo que dijo el líder parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, desde la máxima tribuna: “Exigimos también justicia en el fraude electoral de Puebla”. Con lo que quedó confirmado que Morena trae para todos sus opositores.

Con información de El Universal.